Las Normas ISO y PYMES: ¿tiene sentido una ISO en una pequeña y mediana empresa?

Las Normas ISO y PYMES: ¿tiene sentido una ISO en una pequeña y mediana empresa?

Parece que cuando hablas de normativa en general y de la ISO en particular, las pequeñas y medianas empresas no se sienten aludidas. Es como si este tipo de certificaciones sólo tuvieran sentido para las grandes empresas. Pero, ¿realmente son útiles para las pymes?, ¿les proporciona una utilidad rentable?

Que una empresa tenga más o menos empleados o más o menos departamentos, condiciona que dicha empresa se plantee acogerse a una certificación de estas características. De hecho así lo contempla también el informe recientemente publicado en la web 3ciencias.com por la Ingeniera Industrial y gerente de rendimiento y riesgos Juliette Unterreiner, y el Doctor Ingeniero Industrial del Departamento de Estadística e, Investigación Operativa Aplicadas y Calidad, Victor Gisbert Soler, titulado “Pequeñas y medianas empresas y la norma ISO 9001”  y en el que concluye que, por lo general, las empresas que tienen alrededor de 1.000 trabajadores destinan una media de 20 empleados para realizar este sistema de gestión de calidad que exige la norma ISO. Y por tanto, en una pyme, con muchos menos asalariados, perder ese porcentaje resultaría muy complicado.

La ISO puede resultar rentable para una PYME 

Para analizar este punto, vamos a concretar y a desarrollar la idea para, concretamente, la ISO 9001, ya que es una de las más populares y más demandada.

Como consultores y con una amplia experiencia, Nemo Consultores puede afirmar que cualquier empresa, del tamaño y empleados que sea, del cualquier tipo de negocio puede acogerse a esta certificación que le ayudará a experimentar un crecimiento exponencial en su empresa. 

  • Le ayudará a obtener una ventaja competitiva respecto a sus competidores y beneficiará a sus clientes:

Mejorando de forma continua sus procesos

Mejorando la eficiencia y la productividad

Reduciendo costes e incrementando la rentabilidad

Ofreciendo transparencia a través de procesos definidos.

 

  • Establecerá un sistema de gestión de calidad que le permitirá mejorar las necesidades detectadas en sus clientes. La empresa estructurará su organización de tal manera que se adaptará a las demandas de sus clientes.
  • Le ayudará a actuar con rapidez ante cualquier problema ante el cliente, asegurando el mejor servicio y soporte para el cliente, facilitándole la flexibilidad necesaria para adaptarse a las expectativas cambiantes del mercado.

 

Desmintiendo creencias

Frente a lo que se suele creer, en los últimos tiempos la norma ISO ya no necesita tanto papeleo y ha reducido considerablemente la documentación que se debe presentar, gracias en parte a la simplificación de los procesos. Esto ayuda a que las pequeñas y medianas empresas puedan llevar a cabo toda la documentación requerida.

Otra de las creencias extendidas entre las pymes es que la contratación externa de personal es excesiva y demasiado costosa. Y hoy en día las funciones que puede llevar a cabo un profesional encargado de examinar, analizar y coordinar toda la documentación necesaria, ayuda a agilizar y a disminuir el tiempo destinado al sistema de gestión de la ISO.

Soy una Pyme y estoy decidido a implantar la ISO 9001, ¿Cómo lo hago?

Existen dos opciones para llevarlo a cabo: 

  • A través de personal de tu propia organización; trabajadores de tu propia empresa con el talento suficiente y recursos necesarios para poder llevar a cabo todos los elementos necesarios
  • A través de la contratación de un consultor, especializado en sistemas de gestión y que ayude a la agilización de todo el proceso 

Para implantar un sistema de calidad, la empresa debe seleccionar una empresa de certificación debidamente acreditada e independiente que audite a la organización contra los requisitos de la norma ISO. 

Esta auditoría valida el cumplimiento con los requisitos del estándar y los propios procedimientos de la empresa. Además del organismo debe tener la experiencia para auditar a una pequeña o mediana organización, ya que aun cuando el proceso es el mismo, hay diferencias entre evaluar a una empresa grande que a una pequeña y mediana empresa.

La certificación tiene una duración de tres años. Para mantener y asegurar la mejora continua en sus procesos y en la documentación, una empresa debe realizar una auditoría periódica en intervalos anuales o semestrales. Al terminar los tres años, la organización puede someterse a una auditoría de recertificación, la cual permite renovar su certificado para otros de tres años más.

Nemo Consultores puede ofrecerle el asesoramiento, soporte a la implantación, actualización y mantenimiento de sistemas de gestión y/o normativas que su organización necesite. Pídanos información sobre este servicio en esta página sobre Implantación.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *